Connect with us

Subscribe

Salud

COVID-19 las secuelas del paciente tras ser dado de alta.

Poco se sabe y hay pocas evidencias alrededor de las infecciones por Covid-19 en el momento actual. Pero lo que si se conoce es que, aproximadamente, un 10% de los pacientes ingresan en el hospital terminan requiriendo cuidados intensivos y, en ellos, las consecuencias de la enfermedad y de las múltiples terapias intervencionistas aplicadas, son devastadoras para su futuro inmediato y en ocasiones para toda su vida.

El paciente sufre una severa tormenta de citoquinas y de otras sustancias inflamatorias, lo que trae consigo el fracaso de muchos órganos- no solo pulmonar- y, entre otros destaca por su fatal afectación: el renal, el hepático, el neurológico, el hematológico, el endocrinológico, el hemodinámico y el de la coagulación.

También esta severa inflamación se asocia a una perdida muy importante de la masa magra (masa muscular), lo que conlleva a que aquellos que consiguen superar la enfermedad y ser dados de alta presentan serias secuelas que les impide desenvolverse sin ayuda de otras personas incluso de instituciones. Algunas de estas secuelas son transitorias, pero otras son permanentes.

Pese a que fisioterapeutas y rehabilitadores ya han comenzado a trabajar con ellos, necesitando en muchas ocasiones ayuda para actos tan cotidianos como es el comer y,  entre otras ocasiones ni tan siquiera pueden hacerlo por sufrir disfagias (dificultad de tragar alimentos sólidos y líquidos), necesitando ser alimentados mediantes sondas nasogástricas, e incluso en casos más severos y persistentes, en el tiempo, requieren de la realización de una gastrostomía o una yeyusnotomia

Muchos pacientes ven reducida su capacidad respiratoria por la pérdida de músculos tan importantes como son el diafragma.

Por otro lado, se sabe que en un 78% de los pacientes que son egresados, aparecen con algún tipo de anomalía cardiaca, que se prolonga más allá de los dos meses de ser dados de alta.

Otro de los órganos que continua alterado al alta es la función renal, muchos de estos pacientes tienen necesidad de hemodiálisis y su filtrado glomerular al momento de salir del intensivo no está recuperado, pudiendo persistir esta situación e incluso hacerse crónica.

También debido a las importantes alteraciones de la coagulación, muchos pacientes han sufrido isquemias de miembros tromboembolismos, en algunos la necesidad de amputaciones de partes extremidades.

Por ultimo son las secuelas de serios problemas psicológicos y psiquiátricos como ansiedad, depresión, falta de concentración, imposibilidad de conciliar el sueño, pesadillas nocturnas, huecos vacíos en su memoria, y temor permanente que les impide reintegrarse a su vida cotidiana; cobrando mucha importancia, la colaboración estrecha de psicólogos y psiquiatras, para que la persona termine por entender lo que le ha pasado y como debe afrontarlo.

Newsletter Signup

Thanks for subscribing!

Jose Luis Marcos Mejía

Soy un seguidor del fútbol y otras disciplinas, escribo acerca de deportes porque me fascina y motiva hacer lo que me gusta, además intento que los lectores disfruten cada uno de mis artículos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Un juicio histórico

Opinion

Una forma sencilla de mantenerse saludable.

Salud

Un review al último baile de los Chicago Bulls.

Deportes

Abogado Andrew Bribriesco nos habla sobre la compensación Laboral

Opinion

Advertisement

Connect
Newsletter Signup

Thanks for subscribing!